Tras los últimos ataques DDoS de 1.3 Tbps y 1.7 Tbps, los expertos de seguridad han empezado a preocuparse sobre el ancho de banda que tendrá el siguiente ataque