Departamento de Justicia de EU explica oleada de acusaciones relacionadas con ciberespionaje

Faceless Computer Hacker

El gobierno ha respondido a las inquietudes surgidas por la incidencia de este tipo de delitos

Un alto funcionario del Departamento de Justicia (DOJ) explicó en un evento de ciberseguridad la reciente tendencia del Departamento de acusar a miembros de unidades extranjeras de ciberespionaje, algo que ningún otro país ha hecho hasta ahora, a excepción de Estados Unidos.

Los comentarios del funcionario del Departamento de Justicia se produjeron después de las recientes críticas contra el sistema de justicia de EU por sus acciones, según reportan especialistas en forense digital del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética.

Hasta ahora, los miembros de los grupos de hacking apoyados por los gobiernos han sido considerados fuera de los límites en términos de enjuiciamiento penal, y se les ha otorgado las mismas protecciones que a los oficiales de inteligencia y los combatientes militares. Muchos expertos legales argumentaron que estos hackers no habían cometido ningún delito porque simplemente actuaron por órdenes recibidas de superiores que ejecutaban operaciones de inteligencia.

Sin embargo, en los años más recientes, Estados Unidos se ha decidido a romper con esta regla no escrita entre las naciones con avanzadas capacidades en informática.

La primera acusación se produjo en 2014, cuando Estados Unidos acusó a cinco hackers chinos, miembros de la Unidad 61398 del Tercer Departamento del Ejército Popular de Liberación de China (PLA) por ataques contra una serie de agencias gubernamentales de EU y compañías privadas.

Los Estados Unidos luego acusaron a otros tres hackers del país asiático en 2017, alegando que atacaron compañías estadounidenses en nombre del estado chino bajo el disfraz de Boyusec, una empresa china de forense digital.

Más recientemente, en marzo de 2018, Estados Unidos acusó a nueve hackers iraníes empleados por el Instituto Mabna. El DOJ sostuvo que los nueve hackers realizaban sus actividades en nombre del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. La siguiente acusación se produjo en julio de 2018, cuando EU acusó a 12 hackers rusos por los ataques contra el Partido Demócrata.

Las políticas del DOJ han atraído críticas de muchos sectores, ahora, la institución se ha decidido a responder.

“Hay algunos que cuestionan el enfoque del gobierno de EU al tratar con hackers patrocinados por otros gobiernos, a menudo porque no se han realizado muchas detenciones”, dijo Adam Hickey, Fiscal General Adjunto de la División de Seguridad Nacional del DOJ.

“Es fácil olvidar que, hasta hace poco, no se habían escuchado tales cargos, porque durante mucho tiempo este era considerado solamente un problema de inteligencia, sin tener en cuenta la interrupción y la disuasión, que son nuestros objetivos al enfrentar el terrorismo, el espionaje y otras amenazas de seguridad nacional”.

“Pero imaginemos un mundo en el que no haya cargos criminales, ni acusaciones formales contra estas actividades. Sería labor sólo del sector privado acusar a los culpables; ¿qué mensaje le envía esto a los hackers extranjeros?

El funcionario argumenta que estos hackers acusados han llevado las actividades de inteligencia a un extremo criminal.

Acorde a especialistas en forense digital, el propósito de EU es que otros países adopten medidas similares contra las actividades criminales informáticas que los gobiernos han disfrazado como actividades de inteligencia.