Milicia de EU contará con micrófonos instalables en los dientes

El futuro de las comunicaciones en el campo de batalla descansa tranquilamente en sus encías

La próxima vez que vea a alguien en la calle aparentemente hablando solo, esta persona podría literalmente tener voces dentro de su cabeza, además de ser un soldado altamente entrenado. Acorde a especialistas en hacking ético del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, el Pentágono ha firmado un contrato de aproximadamente 10 millones de dólares con una empresa de California para proporcionar un equipo de comunicación que es esencialmente invisible.

Llamado Micrófono Molar (Molar Mic), es un pequeño dispositivo que se ajusta a las piezas molares. El dispositivo es a la vez micrófono y “altavoz”, lo que permite al usuario transmitir audio sin ningún micrófono externo visible y recibirlo sin necesidad de auriculares. El sonido entrante se transmite a través de la materia ósea del usuario en la mandíbula y el cráneo a los nervios auditivos; el sonido saliente pasa por un transmisor de radio en el cuello y se envía a otra unidad de radio que puede ocultarse en el operador. Desde ahí, la señal se puede enviar a cualquier parte.

“Lo que se hace este aparato es recibir el mismo tipo de información auditiva que se puede recibir del oído, excepto que se utilizará una nueva vía auditiva, a través de los diente, a través del cráneo, hasta ese nervio auditivo. Quien lo use puede escuchar a través de su cabeza como si estuviera escuchando a través de su oído”, dijo Peter Hadrovic, director ejecutivo de Sonitus Technologies, creadores del Molar Mic.

“La capacidad para comprender las conversaciones transmitidas a través del hueso mejora con la práctica, durante un período de tres semanas, el cerebro deberá adaptarse y mejora su capacidad para procesar el audio”, dijo Hadrovic en entrevista para diversos medios.

Acorde a especialistas en hacking ético, Sonitus recibió fondos inicialmente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para desarrollar el concepto. El director ejecutivo de la empresa se negó a decir si los agentes de la CIA ya habían utilizado el dispositivo en alguna operación de inteligencia, sin embargo, se sabe que el Molar Mic ha visto acción en Afganistán e incluso jugó un papel en operaciones de rescate en los Estados Unidos.

Algunos aviadores tomaron prototipos del dispositivo en su despliegue a Afganistán. Aunque no lo usaron durante las misiones, pudieron probarlo repetidamente y ofrecer retroalimentación a los desarrolladores; Hadrovic dijo que los 14 meses de pruebas fueron fundamentales para mejorar el producto para el uso militar.

Especialistas en hacking ético prevén que esta tecnología tiene el potencial para una comunicación biométrica mucho más rica entre los operadores de las misiones militares y sus comandantes, pues podría permitir a los soldados en el campo y a su equipo tener una idea oportuna de cómo el soldado está respondiendo a la presión o a las lesiones, sin que los soldados tengan que comunicar explícitamente su estado. Es algo que los militares están trabajando.