Han muerto 30 espías debido a ciberataques de Irán contra la CIA

Al parecer los espías estadounidenses descuidaron sus conversaciones en línea

Según informan expertos en seguridad informática y forense digital, el gobierno iraní se habría infiltrado en la red de comunicaciones de los agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), lo que permitió que sus sitios web secretos, utilizados para intercambiar mensajes con informantes, fueran rastreados por Google.

Los reportes surgidos durante este fin de semana afirman que, en 2009, se produjo una violación de seguridad en los canales de comunicación de los cuerpos de espionaje estadounidenses después de que el gobierno iraní se infiltrara en una serie de sitios web que la CIA había utilizado para hablar con sus fuentes en lugares como Irán y China.

“Todavía estamos lidiando con las consecuencias”, dijo un ex funcionario de seguridad nacional este mes. “Decenas de personas en todo el mundo fueron asesinadas a causa de esta violación de seguridad”.

Se creía que la filtración de comunicaciones se debía a una simple búsqueda en Google. Después de algunas sospechas sobre Estados Unidos espiando su programa nuclear, Irán comenzó a contraatacar. Después de que un agente doble le mostró al gobierno de Irán uno de los sitios utilizados por la CIA, los asiáticos fueron capaces de usar Google para identificar otros sitios que la agencia de inteligencia estaba usando y comenzaron a interceptar sus comunicaciones, reportan los expertos en forense digital.

“Debido a que Google busca continuamente información sobre todos los sitios web del mundo, puede funcionar como una tremenda herramienta de investigación, incluso para fines de contraespionaje”, afirma el informe.

“Las funciones de búsqueda de Google permiten a los usuarios emplear operadores avanzados, como ‘AND’, ‘OR’ y otros, mucho más sofisticados que eliminan y aíslan sitios web y datos en línea con extrema especificidad”, menciona el reporte. “Como resultado, Irán anticipó las acciones de EU y arrestó a muchos agentes. Algunos fueron ejecutados, aunque otros lograron escapar”.

Una vez que el gobierno iraní pudo rastrear los sitios, compartieron estas técnicas de filtrado de información con otras naciones aliadas, quienes a su vez utilizaron la información para eliminar los canales de comunicación de la CIA en sus propios territorios.

“Lo que Irán hizo fue cazar sistemas de manera agresiva”, dijo un ex funcionario de inteligencia. “Sus labores no se limitaron a protegerse a sí mismos”.

Acorde a ex funcionarios de agencias de inteligencia, esto llegó a su punto máximo en un incidente en 2012 en China, donde 30 agentes que trabajan para los EU fueron capturados y ejecutados. Anteriormente se pensaba que más de una docena habían sido asesinados.

Acorde a reportes de expertos en ciberseguridad y forense digital del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, un contratista de defensa de la CIA llamado John Reidy afirmaba que hace más de una década advirtió a la agencia que sus sistemas de comunicaciones eran bastante inseguros. Un año más tarde fue despedido por la agencia, una medida que afirma fue una represalia por no mantenerse callado ante las vulnerabilidades de los sistemas de espionaje de la agencia. Reidy dijo que trató de convencer al Inspector General de la CIA aunque nadie hizo nada para solucionar el problema.

“Esta es una de las fallas de inteligencia más catastróficas desde el 11 de septiembre”, dijo Irvin McCullough, analista de seguridad nacional. “La única respuesta de la agencia fue despedir a la persona que advirtió lo que estaba por suceder”.