Estados Unidos pide a naciones aliadas boicotear empresas chinas

El gobierno estadounidense se dice preocupado por la seguridad de su información

Acorde a reportes de especialistas en forense digital del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, el gobierno estadounidense ha instado a sus aliados a dejar de utilizar cualquier dispositivo de telecomunicaciones desarrollado por Huawei, pues consideran que la empresa china representa una amenaza para la seguridad de su información y telecomunicaciones.

Fuentes cercanas al problema informan que los funcionarios estadounidenses están presionando a los países que albergan bases militares estadounidenses para prohibir el uso del equipo de Huawei en sus redes inalámbricas e Internet.

El ejército de Estados Unidos utiliza redes seguras para sus comunicaciones que involucran el envío de información más sensible, pero las autoridades se han mostrado preocupadas, pues gran parte de su tráfico aún se desplaza a través de redes comerciales en países como Alemania, Italia y Japón, reportan los especialistas en forense digital. Funcionarios estadounidenses se han reunido en reiteradas ocasiones con representantes gubernamentales y ejecutivos de telecomunicaciones en otros países, invitándolos a dejar de utilizar productos de Huawei en sus redes, ya sean de uso comercial o gubernamental.

Las autoridades estadounidenses consideran que los equipos de Huawei son más propensos a los ciberataques, además de que podrían permitir que el gobierno chino espíe las comunicaciones o deshabilite las conexiones de Internet de las Cosas (IoT).

Un funcionario estadounidense, que ha solicitado permanecer en el anonimato, declaró: “Nos encontramos colaborando continuamente con países de todo el mundo para establecer lineamientos sobre amenazas cibernéticas contra nuestras estructuras de telecomunicaciones. El panorama de seguridad informática se vuelve más complejo con la transición a la tecnología 5G, que está llevándose a cabo por múltiples gobiernos”.

Por su parte, Huawei ha declarado que sus equipos son utilizados por clientes en cerca de 200 países, además, 46 de las 50 empresas de telecomunicaciones más grandes del mundo han implementado el uso de dispositivos Huawei, por lo que no se le puede considerar una empresa poco confiable.

“En Huawei nos ha sorprendido la postura que ha adoptado el gobierno estadounidense. EU está tratando de extender esta postura más allá de su jurisdicción, lo que consideramos reprobable. Huawei cree firmemente que nuestros socios y clientes tomarán la decisión correcta basándose en su propio juicio y en el historial que respalda a la empresa”, mencionó recientemente un portavoz.

Los funcionarios de inteligencia de EU, por su parte, han expresado su preocupación por la seguridad de los productos fabricados por Huawei, además de ZTE, otra empresa china. Acorde a especialistas en forense digital, el Pentágono ordenó a las tiendas en sus bases militares que dejaran de vender los productos desarrollados por estas dos empresas, principalmente smartphones, pues los consideran amenazas a la seguridad cibernética estadounidense.

Algunos otros países aliados de EU ya han tomado medidas para limitar la participación de Huawei en sus infraestructuras. En agosto pasado, Huawei dio a conocer que el gobierno australiano había impedido su participación en las licitaciones para la implementación de tecnología 5G en su infraestructura de telecomunicaciones.

Esta situación se presenta en medio de un conflicto entre China y Estados Unidos, pues cada país ha impuesto tarifas arancelarias a los productos del otro. Los jefes de gobierno de ambos países se reunirán en breve.