Japón planea hacking masivo de equipos IoT de sus ciudadanos

El gobierno japonés intentará proteger los dispositivos IoT antes de las olimpiadas de Tokio 2020 para prevenir ciberataques

El pasado viernes el gobierno de Japón aprobó una enmienda que otorga a sus empleados públicos la facultad para hackear cualquier dispositivo de Internet de las Cosas (IoT) de sus ciudadanos, acorde a especialistas en seguridad en redes del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, esta medida forma parte de una inusual y muy invasiva investigación sobre equipos IoT vulnerables.

Esta investigación será realizada por empleados del Instituto Nacional de Tecnología de la Información y Comunicaciones de Japón (NICT), con la supervisión del Ministerio de Asuntos Internos, informó el gobierno japonés.

La legislación establece que los empleados del NICT podrán utilizar diccionarios de contraseñas predeterminados para intentar acceder a los dispositivos IoT de los consumidores. Con esto se pretende reunir una lista de equipos IoT poco seguros (con contraseñas predeterminadas o fáciles de adivinar) para que el gobierno, en colaboración con importantes empresas de telecomunicaciones, puedan tomar decisiones y alertar a los propietarios de estos equipos para lograr reforzar la seguridad en redes.

La investigación comenzará en los próximos días, enfocándose principalmente en enrutadores y cámaras web. El gobierno japonés espera analizar alrededor de 200 millones de dispositivos IoT en hogares y organizaciones.

Informes de especialistas en seguridad en redes afirman que los ciberataques dirigidos a dispositivos IoT en Japón equivalen a la tercera parte de todos los ciberataques reportados al año en el país, lo que podría incrementar durante los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pues el gobierno japonés sabe que grupos de hackers están siempre a la expectativa de esta clase de eventos para atacar importantes infraestructuras de TI.  

Durante los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en PyeongChang, Corea del Sur, grupos de hackers auspiciados por el gobierno ruso desplegaron el malware “Olympic Destroyer” contra la infraestructura informática sudcoreana, todo como represalia por la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de expulsar a cientos de atletas rusos de la competencia.

Además, los mismos hackers construyeron VPNFilter, una gigantesca botnet, usando equipos IoT domésticos con la que planeaban cortar la transmisión de la final de la Liga de Campeones de la UEFA de 2018 en Kiev, acorde a informes de las agencias de inteligencia de Ucrania.

Tal como se anticipaba, la decisión del gobierno japonés ha provocado indignación entre los ciudadanos y grupos de activistas de la privacidad. Los inconformes argumentan que esta es una medida innecesaria, pues basta con que el gobierno japonés implemente una campaña de concientización sobre la seguridad de estos dispositivos.

Por su parte, el gobierno de Japón considera que esta es una medida legítima, debido a que la mayoría de las botnets IoT son creadas por los hackers gracias a la poca seguridad con la que cuentan esta clase de dispositivos. Además, aunque una botnet también puede ser creada explotando vulnerabilidades en los enrutadores, la forma más utilizada es corrompiendo los equipos sin medidas de seguridad.

(Visited 268,1 times)