Instituciones inversoras en criptomoneda apuestan por “activos tokenizados”

Alternativas para volver más atractivo el mercado de las criptomonedas

El mercado de criptomonedas y las ofertas de moneda iniciales (ICO) se han convertido en un área gris para los esfuerzos regulatorios de las autoridades estadounidenses. Por ejemplo, los tokens de utilidad (tokens propiedad del usuario que no se crean como vehículos de inversión y supuestamente exentos de las leyes federales que rigen los valores) son los tokens principales que circulan en la mayoría de las ICO. Al realizar transacciones con estos tokens de utilidad, los propietarios no pueden usar estos valores fuera de la plataforma sin intercambiarlos; sólo pueden enviar tokens de persona a persona dentro de la red.

Las ICO deben evolucionar con el fin de avanzar en el mercado de los activos virtuales y volverse atractivas para las instituciones inversoras. No es raro encontrar que la mayoría de las compañías que venden tokens de utilidad no cuenten con la capacidad necesaria para ofrecer este servicio; la mayoría de los tokens de utilidad no son tokens de utilidad reales, sino que estas compañías en realidad están vendiendo tokens de seguridad. Por esto, los inversores institucionales muestran poco entusiasmo en este mercado; por ejemplo, los valores adquiridos por inversores en empresas privadas no se pueden cambiar fácilmente por efectivo, pues esto requiere tiempo y esfuerzo significativos. Los “activos tokenizados” (token securities) tienen como objetivo resolver los problemas que enfrentan los inversores de token de seguridad y la regulación de token de utilidad, como la falta de regulación y los recursos necesarios para realizar operaciones de intercambio de activos digitales.

Laimonas Noreika, CEO de Desico, comentó ante expertos en hacking ético que “los valores tokenizados están cerrando la brecha entre los mercados financieros tradicionales y virtuales porque están alineados con los intereses de todos. Los reguladores quieren proteger a los inversores, los inversores quieren que sus activos sean intercambiables, y gente de todo el mundo quieren invertir en los proyectos más prometedoras en una etapa temprana”.

Los valores tokenizados permiten la propiedad de la transferencia de tokens sobre la tecnología blockchain para que los tokens puedan ser tratados como “activos digitales”. El experto en hacking ético Anthony Pompliano describe los valores tokenizados como “activos digitales sujetos a las regulaciones de seguridad federales”; son un punto de encuentro entre los productos financieros tradicionales y los activos digitales. “En otras palabras, los valores tokenizados brindan la innovación de blockchain, junto con el respaldo y la seguridad que viene con las finanzas tradicionales”.

Plataformas de inversión en valores tokenizados

Mientras que muchas personas en EU están abriendo cuentas bancarias en diferentes países para invertir en ICO extranjeras, en Europa existe Desico, una plataforma para invertir en valores tokenizados. La compañía está aprovechando una nueva ley lituana de crowdfunding y un marco regulatorio para emitir tokens de seguridad legalmente compatibles en la Unión Europea, generando espacios para que inversionistas minoristas participen en estas inversiones a nivel mundial.

Desico cuenta con el respaldo del Ministerio de Finanzas, el Ministerio de Economía y el Banco Central de Lituania, que aprobó una nueva ley en que permite a los inversores institucionales invertir en activos digitales a través de Ofertas de Token de Seguridad (STO) en Europa. “El soporte regulatorio y el estricto cumplimiento de las regulaciones relevantes es la clave del éxito para cualquier empresa en el espacio de criptomonedas”, comentó para especialistas en hacking ético Mason Borda, CEO de TokenSoft, compañía que permite a las organizaciones ejecutar ventas de tokens compatibles con la nueva legislación.

Al igual que Malta y otros países europeos que compiten para ser los primeros en comercializar y acaparar ese mercado, Lituania es uno de los únicos países que cuenta actualmente con un marco legal para la inversión minorista en ofertas de token de seguridad.

Si 2017 fue el año del token de la utilidad, 2018 fue el año en que todos se dieron cuenta de los errores de este sistema, así que 2019 debe ser el año de los valores tokenizados. Las STO son las nuevas ICO. Las ICO tienen información engañosa, no son claras respecto a los verdaderos derechos de los accionistas y acusan falta de transparencia. Para especialistas en hacking ético del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética el mercado de las criptomonedas aún muestra un gran potencial, pero ahora mismo se encuentra limitado debido a la incertidumbre legal.

(Visitado 152 veces)