Cámaras ocultas en señales de tránsito

Señales de alto, límite de velocidad y demás están espiando a los conductores

¿Ha escuchado hablar de las placas de automóvil digitales? Expertos en forense digital han comentado sobre los inconvenientes en estos dispositivos inteligentes, incluyendo algunas implicaciones de seguridad y privacidad. Las matrículas digitales pueden ser solo una parte del problema, ya que es posible que las señales de tránsito digitales también sean utilizadas con motivo de vigilancia.

Señal de tránsito espía

¿Ha pasado por una de esas señales de tránsito digitales que miden la velocidad a la que va? Pues no están ahí simplemente para evitar que exceda los límites de velocidad, también podrían estar registrando los datos de su matrícula. De acuerdo con un contrato federal del gobierno de EU recientemente divulgado bajo el título “Radar Speed Display Trailers”, se espera que la Administración de Control de Drogas (DEA) amplíe el alcance de su red de vigilancia nacional con la adquisición de múltiples pantallas de velocidad montadas en tráileres para ser adaptadas como plataformas lectoras de matrículas (LPR).

El contratista para estos sistemas es U2 Systems Inc., una empresa privada de Mesa, Arizona. Dos pequeños talleres de máquinas en California y Virginia también fueron aprovechados para ocultar a los lectores dentro de las señales de tránsito. La DEA espera recibir estas nuevas señales de tránsito esta misma semana.

¿Esto puede ser considerado como vigilancia masiva?

Este programa de la DEA no es nada nuevo. El Programa Nacional de Lectores de Placas fue lanzado hace casi diez años para mejorar la eficiencia de las agencias policiales para interceptar a los traficantes de drogas, de dinero u otras actividades delictivas en Estados Unidos. Este programa está destinado principalmente a monitorear la región de la frontera suroeste y los corredores noreste y sureste del país.

Sin embargo, aunque esta puede ser una herramienta eficaz de lucha contra el crimen para algunas agencias gubernamentales, expertos forense digital y defensores de la privacidad de la información están preocupados por las posibles implicaciones del uso masivo de estas cámaras.

Estos modernos dispositivos son asombrosamente rápidos. Pueden capturar alrededor de 2 mil matrículas por minuto; esta velocidad puede ser invaluable para la policía al momento de perseguir a un criminal pero, por otro lado, los defensores de la privacidad dicen que las autoridades pueden almacenar esta información y utilizarla más adelante con fines de extracción de datos.

Los expertos dicen que la recopilación de datos del público en general no es el problema. Lo que las autoridades hacen con ese tipo de información que es preocupante. Además, los expertos critican la cantidad de información recolectada por el gobierno de los Estados Unidos.

Por su parte, las agencias policiacas mencionan que ninguno de estos datos es utilizado para espiar a los ciudadanos estadounidenses. Uno de sus argumentos es que nadie sabe si alguien va a cometer un delito, por lo que los datos deben conservarse para siempre, pues nunca se sabe con exactitud cuándo podrían necesitarse.

Para los expertos en forense digital del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, aún está poco claro qué tan legal es esta actividad, mientras que muchos otros especialistas en el tema esto es claramente una medida ilegal de parte del gobierno estadounidense.

(Visitado 1176 veces)