¿La seguridad de la nube militar del Pentágono (cyberwar cloud) en las manos de proveedor ruso?

El Pentágono te invita a hackear su red. Y no es el primero en hacerlo

Una empresa tecnológica que compite por un contrato del Pentágono tiene vínculos con una organización ligada a un oligarca ruso

La Nube de Infraestructura de Defensa de Empresas Conjuntas (JEDI) es un proyecto del Pentágono enfocado en el resguardo de información confidencial de la defensa de E.U. que, en última instancia, podría almacenar incluso códigos nucleares. Acorde a expertos en forense digital del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, este proyecto ya ha comenzado a generar serias preocupaciones de seguridad, a pesar de que aún se encuentra en fase de licitación.

Viktor Vekselberg, cercano al gobierno ruso, ha sido vinculado con C5, un grupo de empresas que ha colaborado muy de cerca con Amazon Web Services (AWS), líderes en la carrera por la adjudicación del contrato del Pentágono.

Tanto C5 como AWS han declarado que el grupo C5 no está involucrado en ninguna forma en la licitación del proyecto JEDI. Por su parte, el Pentágono se ha negado a realizar declaraciones al respecto, en cumplimiento con la confidencialidad del proceso de licitación.

Amazon Web Services y C5 Capital

AWS se ha convertido en el más importante proveedor de servicios de cómputo en la nube del mundo, controlando un tercio de todo el mercado de esta clase de servicios. Por otra parte, C5 es un grupo relativamente nuevo, pero que en pocos años se ha hecho de un capital cercano a los 120 millones de dólares para inversión en seguridad informática. Aunque han colaborado en diversos proyectos en la nube, ambas empresas niegan tener vínculos cercanos.

C5 Accelerate, una de las empresas que integran C5, afirma en su sitio web que está “desarrollando un clúster de aceleradores de nube en Europa, Medio Oriente, África y los Estados Unidos, en colaboración con AWS”. Sin embargo, C5 sostiene que nunca ha participado en una licitación junto con AWS, afirmando además que ha trabajado con empresas como IBM y Microsoft, sin distinción alguna.

No obstante, acorde a expertos en forense digital, Teresa Carlson y Andre Pienaar, representantes de AWS y C5, han recorrido múltiples países promoviendo la relación entre ambas empresas.

Andre Pienaar y sus nexos con Rusia

Pienaar, el hombre detrás de C5, es un ciudadano sudafricano que guarda estrechas relaciones con muchas de las personas más importantes en diferentes ramas industriales. En la nómina de C5 Capital, una de sus empresas más importantes, se encuentran algunos de los nombres más influyentes dentro de las élites militares y de seguridad, ya sea en oriente o en occidente.

Pienaar también ha sido vinculado con Viktor Vekselberg, empresario ruso que se encuentra en la lista de sancionados por el gobierno de E.U. por sus nexos con el gobierno del presidente ruso Vladimir Putin.

Vínculos entre C5 y Rusia

Acorde a expertos en forense digital y ciberseguridad, ha sido descubierta una importante inyección de capital ruso en la intrincada estructura de las compañías que integran C5.

C5 Razor Bidco, subsidiaria de C5, aportó una inversión de cerca de 17 millones de dólares en 2015, justo cuando el empresario Vladmir Kuznetsov se convirtió en director y principal accionista de la compañía. AWS destaca que nunca ha trabajado con C5 Razor Bidco, pero esta empresa es parte del grupo C5 y es propiedad de Andre Pienaar. Además, sea informado ampliamente que Vladimir Kuznetsov es uno de los hombres de confianza del oligarca ruso Viktor Vekselberg. Kutznetsov ha negado en repetidas ocasiones ser “mano derecha” de Vekselberg.

Las partes involucradas han negado los presuntos vínculos, mencionando que lamentan los malos entendidos. Sin embargo, estos supuestos intereses de hombres tan cercanos al Kremlin en proyectos como la nube JEDI ya han disparado una alerta sobre el estado de la ciberseguridad de la información confidencial en materia de defensa en E.U.

(Visited 412, 1 times)