La justicia estadounidense declara espionaje de NSA ilegal

Una corte judicial federal de los Estados Unidos ha emitido una sentencia (PDF) seg√ļn la cual la recolecci√≥n de los metadatos de llamadas telef√≥nicas que la NSA lleva realizando desde hace a√Īos es ilegal. Las leyes que se aprobaron tras los ataques del 11S no permiten la realizaci√≥n de tales escuchas sin una orden judicial, explica la sentencia.

El caso ha sido puesto en marcha por la American Civil Liberties Union (ACLU) y acusaba en primer lugar a James Clapper -director de Inteligencia Nacional- así como a los máximos responsables de la NSA, el FBI, el Departamento de Justicia y el Departamento de Defensa. Desde que se registró la demanda en enero de 2014, solo Clapper se ha mantenido en el cargo que ostentaba entonces.

Un grupo de tres jueces estuvo de acuerdo en que la Patriot Act no permite este tipo de actuaciones. Dicho acta, que se aprob√≥ en 2001 y en la que se escudaban los responsables de estas agencias de inteligencia y organismos gubernamentales, sigue haciendo necesaria la orden judicial previa a la recolecci√≥n de los datos que estaba realizando la NSA de forma masiva desde hace a√Īos.

La sentencia, eso s√≠, afecta √ļnicamente a las escuchas realizadas a ciudadanos estadounidenses, y no parece tener en cuenta las escuchas que la NSA ha realizado fuera de su territorio. La pol√©mica que envolvi√≥ a estos programas hizo que se supiera c√≥mo esas agencias de inteligencia hab√≠an espiado las l√≠neas de varios dirigentes europeos, incluida la de la canciller alemana, Angela Merkel.

Lo declaran ilegal, pero ser√° el Congreso de los EE.UU. el que tenga que bloquearlo (o no)

En esa sentencia se cita a Edward Snowden como fuente clave del descubrimiento de este programa ilegal, pero éste sigue en el exilio en Rusia por miedo a una persecución que curiosamente no parecen temer los acusados por estos cargos. Será interesante ver qué responden tanto esos acusados como el presidente Barack Obama, que desde el principio defendió el programa de espionaje y monitorización masiva con la excusa de la lucha contra el terrorismo.

En esta sentencia, no obstante, no se mencionan los programas de recolecci√≥n masiva de datos en Internet que tambi√©n han formado parte de la actividad de la NSA y otras agencias de inteligencia durante a√Īos. Puede que este sea tan solo el precedente de una condena mayor para todas estas actuaciones, pero desde luego esta es una peque√Īa gran victoria para los defensores de la privacidad.

La sentencia, eso s√≠, no obliga al bloqueo del programa, y deja en manos del Congreso de los Estados Unidos la decisi√≥n sobre la forma en la que estos programas de la NSA deber√≠an continuar. La inacci√≥n judicial, afirman los jueces, es una “intrusi√≥n menor” a la privacidad de la que se estaba realizando cuando la demanda se puso en marcha. “A la luz de los intereses de la Seguridad Nacional en juego, consideramos prudente hacer una pausa para permitir que exista una oportunidad para el debate en el Congreso que pueda (o no) alterar profundamente el panorama legal“.

Primeras declaraciones de representantes del Gobierno

Varios han sido los comentarios de diversos altos cargos del Gobierno de los Estados Unidos. Ned Price, asistente de la Secretar√≠a de Prensa, indicaba que “estamos evaluando la decisi√≥n que se ha tomado esta ma√Īana“, mientras que a√Īad√≠a que “aunque a√ļn no ha realizado comentarios sobre la sentencia de hoy, el presidente ha dejado claro que deber√≠amos poner fin a la Secci√≥n 215 que define el programa de recolecci√≥n masiva de metadatos telef√≥nicos como existe en la actualidad creando un mecanismo alternativo para preservar las capacidades esenciales del programa sin que el gobierno retenga esos datos en bruto“.

Los oponentes del Congreso manifestaron su entusiasmo por este hito en la lucha para poner fin a esos programas de vigilancia. El republicano Jim Sensenbrenner afirmaba que “la decisi√≥n de hoy de la Corte reafirma lo que he estado diciendo desde que las filtraciones de Snowden salieron a la luz. Jam√°s fue la intenci√≥n del Congreso que la Secci√≥n 215 permitiera esa recolecci√≥n en bruto. El programa es ilegal y est√° basado en una tergiversaci√≥n descarada de la ley. Es el momento de que el Congreso apruebe la Freedom Act para proteger las libertades civiles y para poner fin inmediato a esa monitorizaci√≥n masiva“.

Fuente: www. xataka.com