Hedy Lamarr, la actriz más bella de Hollywood que inventó el WiFi

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone

Estas últimas semanas he disfrutado inmensamente con la serie Cosmos – A Spacetime Odyssey del gran Neil DeGrasse Tyson. Continuación de la mítica Cosmos de Carl Sagan, dedica buena parte de su metraje a descubrirnos la gran cantidad de mujeres científicas que han realizado enormes contribuciones a la Ciencia, pero que son desconocidas para el gran público.

Dicen que las crónicas de las guerras las escriben los vencedores. La historia de la Ciencia ha sido escrita por los hombres.

Al igual que ocurría con los descubrimientos científicos, el cine ha sido durante décadas un territorio masculino, con incontables películas en donde el papel de la mujer se limitaba a esperar al marido en casa o a ser rescatada por el héroe de turno. Unos patrones que, en la mayoría de los casos, no se correspondían con la realidad.

Google homenajea hoy en su doodle a la actriz austriaca Hedy Lamarr, una leyenda de Hollywood que muchos consideran la actriz más bella de la historia del cine. Entró en los libros de historia al mostrar uno de los primeros desnudos femeninos del cine, así como el primer orgasmo en pantalla. Pero lo que muy pocos saben es que Hedy Lamarr era una eminente ingeniera que durante la Segunda Guerra Mundial inventó un dispositivo de comunicación que dió pie a lo que hoy conocemos con el nombre de conexión WiFi.

Hedy Lamarr nació en Austria el 9 de noviembre de 1914, así que hoy se cumplen 101 años de su nacimiento. Hija de judios y considerada una alumna superdotada, con 16 años comenzó a estudiar Ingeniería, que compaginaba con su carrera cinematográfica. En 1933 rodó la película checa Éxtasis en donde  aparecía corriendo desnuda por un lago y manteniendo una relación sexual con un hombre. Se la considera la primera película comercial en donde se mostró un desnudo femenino y un orgasmo. Todo muy recatado, eso sí:

La película causó una gran polémica y Hedy Lamarr atrajo a muchos admiradores poderosos. El magnate de la industria armamentística Friedrich Madl, que fabricaba armas para Hitler y Mussolini, quedó prendado de ella y convenció a sus padres para concertar un matrimonio de conveniencia. En contra de su voluntad Hedy Lamarr se vió obligada a casarse con él. Vivía en condiciones de esclavitud, pues no podía salir de casa salvo para acompañar a su marido, y sólo podía desnudarse para ducharse o cambiarse de ropa en su presencia.

Lamarr aprovechó los encierros para estudiar ingeniería y recopilar toda la información armamentística de su marido. En 1937, con ayuda de su asistenta, consiguió escapar y huir a Estados Unidos. Allí comenzó a trabajar en Hollywood, rodando una treintena de películas.Sansón y Dalila (1949) es su filme más conocido.

Durante la Segunda Guerra Mundial participó activamente en el conflicto. Entregó a los Estados Unidos toda la información armamentística que había recopilado de las fábricas de armas de su marido, una ayuda inestimable para que los aliados descubriesen cómo funcionaba el armamento de los nazis. Como ingeniera, Hedy Lamarr patentó en 1942, junto con el compositor George Antheil, una técnica de modulación de señales en espectro expandido, la primera versión de lo que se conoce como salto en frecuencia. Usaba un par de tambores perforados y sincronizados para transmitir información por el aire, sin cables.

Este sistema se utilizó como control remoto para manejar boyas marinas. Décadas más tarde sirvió para diseñar el estándar WiFi.

También trabajó en el perfeccionamiento de los semáforos y en otras patentes que ganaron varios premios.

Hedy Lamarr falleció el 19 de enero del año 2000. Tuvo que esperar décadas para ser reconocida por sus logros en ingeniería, pero ese reconocimiento llegó al fin. Hoy se la considera una de las inventoras de la tecnología WiFi, y el 9 de noviembre es el Día del Inventor en honor de su nacimiento.

Una vida apasionante de una mujer independiente que no se dejó aplastar por los convencionalismos de la sociedad que le había tocado vivir. Escapó de la prisión de su matrimonio y de los nazis, triunfó en el cine y nos dejó uno de los inventos más utilizados en nuestros días.

Hedy Lamarr, actriz de cine e inventora del WiFi
Fuente: computerhoy.com
Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone