El hecho de que WhatsApp sea la aplicación de mensajería del momento, hace que esté en el punto de mira de todos aquellos que quieren distribuir malware de forma rápida