El aumento en el valor de Bitcoin llevó a los hackers a centrarse en el secuestro de criptomonedas a través de una variedad de métodos, incluidas las aplicaciones