Un nuevo tipo de ataque permitiría a un actor malicioso capturar las teclas presionadas en un teclado usando una cámara térmica. El descubrimiento fue realizado por expertos en