Google rastrea a los usuarios de iPhone y Android, aún si los servicios de ubicación están desactivados

Google puede seguirlo a todas partes, incluso si explícitamente niega el permiso

Cada vez que usa un servicio como Google Maps la empresa solicita su permiso para acceder a su ubicación si desea usarla para navegar, pero una investigación de expertos en ciberseguridad demuestra que la compañía puede seguir al usuario.

Una investigación de ciberseguridad reveló que muchos servicios de Google en dispositivos con iOS y Android almacenan registros de los datos de ubicación de los usuarios incluso si han detenido la función de “Historial de Ubicaciones” en sus dispositivos móviles.

La desactivación del historial de ubicaciones en la configuración de privacidad de las aplicaciones de Google debería evitar que Google realice un seguimiento de cada uno de los movimientos del usuario; como indica su propia página de asistencia: “Se puede desactivar el Historial de Ubicaciones en cualquier momento. Con el historial de ubicaciones desactivado, los lugares a los que va no serán almacenados”.

Sin embargo, los encargados de la investigación descubrieron que incluso con el historial de ubicaciones desactivado, algunas aplicaciones de Google almacenan automáticamente “datos de ubicación sellados con el tiempo” de los usuarios sin consultarlos. “Por ejemplo, Google podría almacenar una captura de pantalla de la ubicación del usuario cuando llega a utilizar Google Maps. Además, las actualizaciones automáticas del clima en teléfonos Android puede generar una estimación de su ubicación”, menciona uno de los expertos.

Para demostrar los riesgos de seguridad de esta práctica, los investigadores crearon un mapa visual de los movimientos de uno de sus colegas, a quien dieron un teléfono inteligente Android con el historial de ubicación apagado para evitar la recopilación de datos de ubicación. Aún así, los investigadores descubrieron que en el mapa se incluyen registros de las visitas de la persona.

Según expertos en ciberseguridad del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, este problema de privacidad afecta a alrededor de 2 mil millones de usuarios de Android y a cientos de millones de usuarios de iPhone en todo el mundo que han utilizado servicios como Google Maps.

Google reconoce que rastrea a usuarios

En respuesta a la investigación, Google publicó un comunicado en el que declara que “hay varias maneras diferentes en que Google puede usar la ubicación para mejorar la experiencia del usuario, incluido el historial de ubicaciones, actividad web y de aplicaciones, y a través de los servicios de ubicación a nivel dispositivo. Proporcionamos descripciones claras de estas herramientas y controles robustos para que la gente pueda encenderlos, borrarlos y eliminar su historial en cualquier momento.

Para evitar que Google guarde datos de ubicación sellados con el tiempo, los usuarios deben desactivar otra configuración, llamada “Actividad web y de aplicaciones”, una configuración que está habilitada de manera predeterminada y almacena una variedad de información de aplicaciones y sitios de Google del usuario.

Una vez desactivada esta característica, no sólo evitará que Google almacene marcadores de ubicación, sino que también impedirá que la empresa almacene la información generada por las búsquedas y otras actividades.