Suprema Corte dicta que el gobierno necesitará una orden para vigilancia a largo plazo utilizando datos de ubicación

La Suprema Corte dictaminó el viernes que, en la mayoría de los casos, el gobierno necesitará una orden para mantener vigilancia de ubicación a largo plazo utilizando registros de teléfonos celulares, lo que protege la privacidad de los usuarios de estos servicios, informan especialistas en cursos de seguridad informática del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética.

“Esta es una victoria revolucionaria para los derechos de privacidad de los estadounidenses en la era digital”, dijo en un comunicado el abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (American Civil Liberties Union) Nathan Freed Wessler.

“Aunque la constitucionalidad de una búsqueda gubernamental de estos datos de ubicación es razonable, casos recientes establecen que las búsquedas sin autorización son generalmente irrazonables cuando los agentes del orden realizan una búsqueda para descubrir evidencia de irregularidades criminales”, dijo la corte. “Al haber resuelto que la adquisición de la información de ubicación del teléfono celular en el caso Carpenter fue una búsqueda del gobierno, también concluimos que el éste generalmente debe obtener una orden respaldada por causa probable antes de adquirir dichos registros”.

Acorde a expertos en cursos de seguridad informática, los teléfonos celulares y los servicios que ofrecen son una parte importante de nuestra vida diaria, y los registros de teléfonos celulares se crean sin cualquier acto afirmativo por parte del usuario más allá del encendido del aparato, por lo que el Tribunal dictó que “no hay manera de evitar dejar un rastro digital de datos de ubicación, por lo que en ningún sentido significativo el usuario asume ‘voluntariamente’ el riesgo de abrir una investigación sobre sus movimientos”.

Al decir que “la Corte le ha dado a la ley de privacidad una actualización que necesitaba urgentemente, finalmente alineándola con las realidades de la vida moderna”, Wessler explicó que “el gobierno ya no puede afirmar que el simple hecho de usar tecnología elimina las protecciones de la Cuarta Enmienda”, que se refiere primordialmente al derecho a la privacidad.

Acorde a expertos en cursos de seguridad informática, el fallo de la corte reconoce la necesidad de proteger datos de ubicación altamente sensibles de los usuarios de telefonía móvil y proporciona un camino para proteger otra información digital sensible en casos futuros, desde correos electrónicos, internet de las cosas, y tecnología que aún está por inventarse.