La nube de Microsoft podrá alojar información secreta del gobierno de EU

El anuncio de la empresa intensifica la carrera por ganar contrato multimillonario con el Pentágono

Ejecutivos de Microsoft anunciaron recientemente que la compañía ha alcanzado los niveles de seguridad requeridos para alojar datos secretos y militares de EU en Azure, su red en la nube, agregando que pronto estarán en condiciones de albergar información “ultra secreta”. Acorde a expertos en forense digital del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, esto ha reducido la brecha entre Microsoft y Amazon, principal candidato para ganar el contrato JEDI del Pentágono, que involucra diez años de trabajo y hasta 10 mil millones de dólares.

Microsoft ofrece diferentes servicios para los clientes de Azure, lo que les permite usar sus datos de la nube para aprendizaje automático, inteligencia artificial y análisis, además de ofrecer herramientas multimedia y la integración con los dispositivos IoT.

Dentro de unos cuantos meses, las agencias y los trabajadores gubernamentales podrían ejecutar sus datos secretos a través de esas aplicaciones.

“A finales de este año, 50 de nuestros servicios en la nube contarán con la certificación del Programa Federal de Administración de Riesgos y Autorizaciones (FedRamp), mencionó Julia White, vicepresidenta corporativa de Microsoft Azure.

Competir por el contrato JEDI es un gran paso para Microsoft, que sigue siendo reconocida gracias al sistema operativo Windows y aplicaciones populares como Word que se ejecutan en laptops y PCs. El surgimiento de servicios en la nube, especialmente los gratuitos como Google Docs, presentó un gran desafío para los planes de Microsoft.

Expertos en forense digital consideran que Microsoft está en posición para aprovechar las ventajas de la informática actual, ya que las empresas y las agencias desean almacenar información en la nube, pero aún hay muchos datos en varios formatos almacenados en equipos locales.

Aún así, Amazon sigue siendo un proveedor de servicios en la nube mucho más grande que Microsoft, generando aproximadamente cuatro veces más ingresos, aunque la brecha se está reduciendo. También cuentan con una enorme comunidad de desarrolladores generando constantemente nuevos programas y para tratar con la información.

Sin embargo, han surgido muchas preocupaciones sobre Amazon y su relación con la seguridad nacional. En noviembre pasado, un activo del ejército dejó accidentalmente casi 100 GB de datos clasificados en el portal público de Amazon Web Services (AWS). A pesar de ser un descuido y no una falla de seguridad, esto representa problemas para AWS, pues otorga el control y la responsabilidad de los desarrollos a sus clientes, quienes llegan a verse rebasados por lo complejo que resulta administrar una red en la nube.

Ambas empresas han implementado procesos adicionales para proteger su nube del error humano. Si bien el usuario tiene el control sobre el entorno en la nube, una máquina virtual no puede activarse sin tener primero un conjunto de características de seguridad a su alrededor.

Acorde a expertos en forense digital, Google abandonó la competencia por este contrato, alegando incapacidad para cumplir con los niveles de seguridad requeridos por el gobierno, además de apego a sus políticas respecto a inteligencia artificial.