Europa acaba de aprobar nuevas reglas de derechos de autor que podrían cambiar Internet

Europa acaba de aprobar nuevas leyes de derechos de autor que podrían cambiar Internet como lo conocemos

Legisladores del parlamento europeo han aprobado nuevas reglas que podrían obligar a Google y Facebook a prohibir a sus usuarios cargar contenido protegido por derechos de autor y compartir ingresos con escritores y músicos. La votación en el Parlamento Europeo es un gran revés para las Big Tech (empresas como Amazon, Alphabet, Apple y Facebook), que ya han estado bajo la presión de los reguladores de la Unión Europea sobre cómo maneja la industria los datos personales y el contenido protegido.

Las nuevas reglas de derechos de autor deben obtener la aprobación final de la Comisión Europea y los estados miembros de la Unión Europea, pero la revisión promete dar más poder a los artistas y editores mientras acumula nuevos costos para las compañías tecnológicas.

“Esta es una buena señal para la industria creativa en Europa”, dijo Axel Voss, parlamentario europeo que votó a favor de la aprobación de esta nueva ley.

Acorde a especialistas en hacking ético del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, los impulsores de estas nuevas reglas dicen que las reformas restablecerán el equilibrio de poder entre músicos, cineastas y editores de noticias por un lado, y de las grandes compañías tecnológicas por el otro. Sin embargo, los críticos de esta ley han advertido que las reglas podrían significar un golpe a la libertad de expresión en Internet.

Eleonora Rosati, abogada experta en derechos de autor, menciona que el impacto de la legislación depende de cuán específica sea la versión final y cómo se interprete: “Si una ley no es clara, esa es una gran noticia para los abogados, pero es problemática porque crea incertidumbre. Las preocupaciones son legítimas, pero exageradas”.

¿Será este el final de los memes?

La discusión más acalorada fue sobre el Artículo 13 de la legislación, que hace que las plataformas para compartir contenido como YouTube se hagan responsables de las infracciones de derechos de autor cometidas por sus usuarios. Debido a esto, as empresas tecnológicas tendrían que crear filtros que impidan a los usuarios cargar material protegido por derechos de autor.

Algunos críticos expertos en hacking ético argumentan que los filtros automáticos equivalen a vigilancia y podrían atentar contra la libertad de expresión. Argumentan también que las disposiciones diseñadas para evitar la transmisión y el uso compartido de contenido multimedia pirata son demasiado amplias. Además, el costo de desarrollar estos filtros sería sustancial; YouTube dijo que gastó más de 100 millones de dólares en un sistema de análisis de contenido que identifica material protegido por derechos de autor después de su publicación.

Una segunda parte polémica de la propuesta, el Artículo 11, requiere que sitios como Google News paguen a los editores por mostrar fragmentos de contenido.

Los partidarios argumentan que la nueva ley salvaguardará el pluralismo de los medios en Europa pero, acorde a especialistas en hacking ético, las principales compañías de tecnología ejercerán una gran presión en su contra.

Google advirtió que la regla evitaría que envíe tráfico a los editores de noticias a través de la búsqueda y Google News, porque “pagar para mostrar fragmentos no es una opción viable para nadie”.