El hacker Track2 recibe la mayor condena de cárcel de la historia

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone

Hasta hace poco tiempo, la Justicia no tenía mecanismos para condenar a los ciberdelincuentes. Eran tratados como delincuentes comunes que interferían las comunicaciones, pero las condenas no se correspondían con el alcance de sus delitos. Hackers que robaban cientos de millones a bancos y empresas eran condenados a 4 o 5 años de cárcel, o sus delitos se transformaban en una multa, o una inhabilitación para usar ordenadores, porque no estaban tipificados en ninguna ley.

Roman Seleznev, 32 años, hijo de un conocido parlamentario ruso, fue detenido en 2014 en las Islas Maldivas con un ordenador que contenía los datos robados de más de 1.7 millones de tarjetas de crédito. La justicia americana acusa a Seleznev, que en la red actuaba con el pseudónimo de Track2, de robar a más de 3700 empresas por valor de 169 millones de dólares. Algunas de estas empresas, como Broadway Grill, tuvieron que cerrar porque no pudieron asumir las pérdidas del hackeo.

El hacker Track2 recibe la mayor condena de cárcel de la historia

El juez considera probados 38 delitos, incluyendo el de fraude en la red, daño intencionado a ordenadores protegidos, y robo de identidad. Cargos que suponen 27 años de cárcel, la mayor condena a un ciberdelincuente de la historia.

El fiscal del caso justifica la grave condena porque consideran que el hacker Track2 es un “pionero” que ayudó a establecer el mercado de hackeo de las tarjetas de crédito, y “con los años se convirtió en uno de los hackers más relevantes del inframundo criminal“.

En una carta manuscrita publicada hace un par de días en The New York Times, Seleznev echa la culpa de sus actos a su dura infancia (su madre murió cuando él tenía 17 años por una intoxicación etílica) y a un atentado terrorista que sufrió en Marruecos, que le mantuvo un año en cama y terminó con el divorcio de su mujer. En la misma carta Seleznev se confiesa arrepentido de su actos y asegura que su deseo es corregir el mal que ha hecho y comportarse “correctamente“.

Una emotiva carta de confesión que al mismo tiempo es una petición de empleo para las agencias de espionaje gubernamentales, expertas en reclutar a hackers arrepentidos…

Fuente:http://computerhoy.com/noticias/software/hacker-track2-recibe-mayor-condena-carcel-historia-61372

(Visited 729 times, 1 visits today)
Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone