Navegar en modo incógnito no es tan anónimo como piensas

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone

Al contrario de lo que los usuarios menos avezados puedan pensar, navegar con el modo incógnito no significa una privacidad total ni implica que la actividad sea totalmente irrastreable.

La navegación en modo incógnito se entiende mejor como una navegación privada, que simplemente supone que al cerrar la ventana de Google Chrome, Mozilla Firefox, Safari o Internet Explorer se borrarán todas las cookies, el historial de páginas webs visitadas, las contraseñas guardadas y otros datos locales de la sesión.

“El uso del modo incógnito no permite ocultar tu actividad de navegación a tu empresa, a tu proveedor de servicios de Internet o a los sitios web que visites”, advierte Google Chrome en negrita al iniciar una sesión en modo incógnito en Google Chrome. “El modo de navegación privada no te asegura el anonimato en Internet”, resume Firefox.

Revisar el correo electrónico o conectarse a cualquiera de los servicios de Google suponen unriesgo para la privacidad del usuario, al igual que mantener activadas ciertas extensiones o complementos del navegador. Las cookies, por ejemplo, se pueden almacenar vía flash sin que se eliminen al cerrar una sesión en modo incógnito, que sigue guardando una copia de los sitios visitados en la caché DNS del ordenador.

¿Para qué sirve navegar en modo incógnito? Aunque la mayoría piensa que solo es un recurso útil para visitar páginas para adultos sin ser descubiertos, no es ni de lejos la única forma de aprovechar esta navegación privada. El modo incógnito es una solución estupenda, por ejemplo, para conectarse a Internet en un ordenador ajeno -o público- de forma que las contraseñas que utilicemos para acceder al correo electrónico o las redes sociales sean eliminadas al cerrar la sesión.

El modo incógnito permite también abrir diferentes perfiles en redes sociales o cuentas de correo electrónico al mismo tiempo sin necesidad de cerrar la sesión, así como para el desarrollo de páginas webs o para usos tan cotidianos como preparar una sorpresa a la pareja si comparte el mismo ordenador o, incluso, reservar un billete de avión a mejor precio ya que algunas aerolíneas cambian los precios de los vuelos según algunas cookies almacenadas en tu ordenador.

Conseguir navegar de una forma anónima y segura no es fácil ya que, como norma general,la privacidad en Internet no existe. Para acercarse al máximo grado de anonimato posible existen herramientas como Tor, una red de anonimización que hace “rebotar” tu dirección IP entre muchos nodos de ordenadores voluntarios, que en conjunto con redes virtuales privadas (VPN) pueden mantener oculta la identidad del usuario, aunque suelen ser de pago.

Navegando por la Deep Web con Tor

En definitiva, la navegación en modo incógnito no garantiza ni mucho menos el anonimato en Internet, sino que simplemente elimina las huellas más evidentes de los sitios visitados. Utilices o no el modo privado, puedes repasar en este vídeo algunos consejos para reducir el consumo de memoria en Google Chrome.

Fuente:http://computerhoy.com/

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone