Cómo espiar un ordenador con un pan de pita y una radio

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone

Un grupo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv ha ideado un sistema algo peculiar para hackear ordenadores que hace uso de un pan de pita como ‘ingrediente’, además de otros componentes electrónicos

¿Durum o pita? Es decir, ¿un pan de rollo o ese más plano y redondo? Esa suele ser una de las dudas más populares entre los amantes del kebab. Cada uno tiene sus preferencias en el que podría ser perfectamente el equivalente turco de nuestro debate nacional de la tortilla con o sin cebolla. Pero a la hora de hackear un ordenador, no hay duda posible: el pan de pita es una herramienta perfecta para estos cometidos.

Aunque pueda sonar a chiste propio de alguna publicación satírica, no lo es. Un grupo de investigadores de seguridad de la Universidad de Tel Aviv ha publicado un informe técnico en el que demuestran cómo es posible hackear ordenadores usando principalmente un trozo de pan de pita y un receptor de radio. No es todo tan sencillo como suena, como podréis comprobar en el denso informe anterior.

Obviamente, el pan de pita en cuestión no es una herramienta indispensable en la ecuación, sino que simplemente sirve para esconder los pequeños artilugios utilizados y para que el hackerpueda pasar desapercibido, como lo habría hecho con cualquier otro alimento capaz de ocultar los componentes utilizados.

Pero ya que el acrónimo de Portable Instrument for Trace Acquisition (nombre de la versión portátil de este hackeo) responde a las siglas PITA, ¿por qué no aprovechar la coincidencia y crear un desarrollo realmente llamativo? Así, además del pan de pita, estos hackers demasiado aficionados a los kebabs necesitaron de una radio AM, una radio definida por software FUNcube Dongle Pro+ y un mini-ordenador Rikomagic MK802 IV basado en Android. Todo ello complementado por los componentes necesarios para alimentar el dispositivo y almacenar los datos recabados.

Un kebab muy malintencionado

radio

El método utilizado por los investigadores para hackear ordenadores (básicamente capturando señales de radio) no es nada nuevo, pero sí lo es, y no sólo por la presencia del pan de pita, el hecho de usar componentes pequeños y baratos, en contraposición a los aparatos voluminosos que se suelen usar en estos casos.

Según explican los investigadores Daniel Genkin, Lev Pachmanov, Itamar Pipman y Eran Tromer, cada operación llevada a cabo por un ordenador tiene su propio patrón característico de señales de radio que depende de la potencia del CPU. Sabiendo esto, un atacante malintencionado podría enviar, por ejemplo, fragmentos de texto cifrados dentro de un email y posteriormente monitorizar las señales de radio emitidas cuando el ordenador comienza a descifrar el mensaje, pudiendo captar la clave usada.

Utilizando el mismo método, los investigadores pudieron también captar pulsaciones de teclado o conocer qué aplicaciones se estaban ejecutando en un ordenador determinado, además de hacerse con claves de cifrado anteriormente mencionadas.

El sistema podría emplearse para espiar a objetivos en espacios públicos, dado el tamaño reducido de todo el montaje. Eso sí, el hacker tiene que estar a una distancia máxima de 50 centímetros de su objetivo para que este Kebab Hack, tal como lo hemos bautizado nosotros, sea eficiente, y de ahí la importancia del pan de pita para ocultar las intenciones del atacante. Y como es tan importante para este hackeo, os dejamos con un vídeo para que aprendáis a elaborar vuestro propio pan de pita. De nada.

Fuente:http://www.malavida.com/

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone