Una pelea por reclinar el asiento obliga a desviar un avión de United Airways

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone

Uno de los pasajeros utilizó un «defensor de rodillas», un aparato que impide recostarse al de delante, que, en respuesta, le tiró un vaso de agua a la cara.

Si ya de por si los viajes en avión no se conocen precisamente por su amplio espacio entre filas, que el pasajero de delante quiera reclinar su asiento suele desencadenar una pugna por la comodidad: las rodillas de uno frente a la espalda de otro. Con esa idea de ganar la batalla antes incluso de que comenzara se montó el pasado domingo un hombre en el vuelo de United Airlines desde Newark a Denver, Estados Unidos.

Según recoge el New York Post, el pasajero en cuestión colocó un «knee defender» (defensor de rodillas), un aparato que impide que el viajero de delante pueda reclinar su asiento. La mujer afectada no se tomó muy bien el no poder recostarse a gusto y decidió lanzar un vaso de agua a la cara de su contrincante. La disputa que se desencadenó obligó a desviar el vuelo 1462 y aterrizar en Chicago. Una vez en tierra ambos pasajeros fueron invitados a abandonar el avión.

Un avión de United Airways despega desde el aeropuerto de Washington
Un avión de United Airways despega desde el aeropuerto de Washington

Los intentos de acabar con la discusión fueron en vano. Una de las azafatas pidió al hombre que quitara el aparato, prohibido en las grandes aerolíneas estadounidenses, pero él se negó, alegando que necesitaba el espacio para utilizar su portátil. Fue en ese momento cuando la pasajera decidió tomar cartas en el asunto y le lanzó un vaso de agua a la fuente de su tormento.

Así fue como, según fuentes de la autoridad que recoge el NY Post, United Airways decidió realizar la parada en el aeropuerto de O’Hare en Chicago donde les esperaba una patrulla y oficiales de seguridad. Los causantes de los disturbios, ambos de 48 años de edad, pasaron por el interrogatorio pero ninguno fue arrestado. el vuelo continuó hacia su destino previsto, eso sí, una hora y 38 minutos más tarde de lo previsto.

En un giro irónico, ambos pasajeros se encontraban en la clase «economy plus», conocido por sus diez centímetros de expacio extra entre asiento y asiento.

Fuente:http://www.abc.es/

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone