Dura lección para Tesla sobre seguridad informática

 

Los daños potenciales que una empresa puede sufrir por filtraciones de información se han vuelto una realidad dura de afrontar para el CEO de Tesla, Elon Musk, quien ha expresado su decepción por descubrir que hay un saboteador en la estructura de su empresa. Según reportes, el individuo presuntamente envuelto en el sabotaje contra Tesla, se trata de un empleado descontento por no haber obtenido un ascenso.

De acuerdo a la agencia de noticias CNBC, Musk envió un e-mail a los empleados de Tesla el domingo pasado, revelando que un trabajador de Tesla había participado en un “sabotaje bastante extenso y dañino” contra la compañía. La agencia publicó lo que en apariencia es una copia del mensaje en el que Musk informaba que el ataque incluía el uso de nombres de usuario falsos para cambiar los códigos usados en Sistema de Operación y Manufactura de Tesla, así como para exportar gran cantidad de información sensible de la empresa a terceros desconocidos.

Tal como resalta Musk, cuando un individuo colabora en un ataque de este tipo, el móvil del acto es usualmente la venganza.  “Su motivación declarada es que quería un ascenso que no recibió. A la luz de estas acciones, no promocionarlo definitivamente fue el movimiento correcto”, declaró el CEO.

Acorde a especialistas en cursos de seguridad informática, este es un serio recordatorio sobre el porqué las operaciones de acceso privilegiado son indispensables para las empresas que trabajan con información sensible o información personal.

Sin embargo, en una encuesta dirigida a profesionales en cursos de seguridad informática y tecnologías de la información recientemente publicada, este tipo de amenazas fueron consideradas como el menor riesgo posible, con sólo el 36% de los profesionales encuestados que consideraron las filtraciones internas como una amenaza de alto riesgo.

Según reportes de especialistas del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética, esta puede ser considerada una variante de crimen informático, y puede haber afectado a cualquier compañía en cualquier lugar del mundo. Se presenta la amenaza interna, hay datos alterados afectando los sistemas operativos de la empresa, está la información filtrada; todo, aparentemente, en manos de un empleado descontento. De acuerdo a los especialistas en cursos de seguridad informática y resguardo de información, es tiempo de priorizar en alto nivel este tipo de amenazas.

El hecho de que un empleado con experiencia en cursos de seguridad informática pueda actuar de este modo, sin pensar en el beneficio de una empresa, será probablemente una enorme lección para Tesla, pero no es su única preocupación en este momento. La compañía enfrenta ahora mismo problemas con su planta de vehículos eléctricos. Menos de 24 horas después de anunciar a sus empleados el sabotaje, Musk compartió la noticia sobre otro incendio en su fábrica, que ocurrió durante la tarde del domingo 17 de junio.

(Visited 943 times, 1 visits today)