Alemania advierte que la muñeca inteligente Cayla puede ser hackeada

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone

Los juguetes tecnológicos infantiles estimulan el desarrollo de las habilidades de los niños y tienen muchas ventajas, pero en algunos casos también tienen inconvenientes, especialmente cuando se conectan a Internet y manejan datos privados de los menores. Es el caso de Cayla, una muñeca inteligente que se puso en el punto de mira las pasadas navidades porque muchos consumidores de la Unión Europea y Estados Unidos se quejaron de que podía ser utilizada para espiar a la familia.

Ahora, este juguete inteligente vuelve a ser noticia debido a que la Agencia Federal de Redes de Alemania ha hecho un llamamiento para recomendar a los padres que destruyan la muñeca, debido a que puede revelar datos personales de los niños. En concreto, los investigadores de este organismo de control señalan que un atacante podría utilizar un dispositivo Bluetooth no seguro integrado en el cuerpo de Cayla para escuchar al menor y hackearlo para que la muñeca diga todo tipo de palabras ofensivas.

Genesis Toys, la compañía que ha desarrollado este juguete inteligente, de momento no se ha pronunciado al respecto de la recomendación de la agencia alemana. Quien sí se ha manifestado ha sido el grupo Vivid Toy, que es el encargado de la distribución de la muñeca Cayla, asegurando que las vulnerabilidades fueron analizadas por especialistas. Sin embargo, aunque ha sido actualizada, los expertos aseguran que el problema no se ha solucionado.

Las primeras vulnerabilidades en el software de la muñeca inteligente fueron detectadas en enero de 2015, y desde entonces 18 grupos privados de consumidores han emitido diversas quejas tanto a la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos como a la Unión Europea.

Lo que denunciaban estos colectivos es que Genesys Toys y su socio tecnológico Nuance estaban violando las leyes de privacidad y protección de datos porque sus juguetes grababan las voces de los niños con posibles fines comerciales. Además, señalaban que un desconocido podía conectar un dispositivo Bluetooth a la muñeca de una forma muy sencilla para espiar al menor.

Stefan Hessen, un estudiante de la Universidad del Sarre, ha demostrado que se puede conectar un dispositivo Bluetooth al altavoz y al micrófono de Cayla en un radio de 10 metros. Por este motivo, la Agencia Federal de Redes considera que la muñeca es un aparato de vigilancia prohibido, y la ley alemana, muy estricta en lo que a la protección de la privacidad se refiere, considera que es ilegal venderlo o poseerlo.

Fuente:http://computerhoy.com/

Conocimiento pertenece al mundo
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Share on StumbleUponShare on TumblrShare on RedditPin on PinterestEmail this to someone